sábado, marzo 17, 2007

Manicomio: Parte tres y final (pura ficción)


















A veces siento que me protegen aquí adentro, afuera es un lugar peligroso, donde puedes perder todo de un momento al otro. El otro día me visito mi ex mujer, quería ver los papeles del divorcio, ella me contó que a mi ex jefe le tuvieron que extirpar uno de sus testículos por la paliza que le propine, me sentí mal por ella, ojala no sea un obstáculo para tener hijos, cosa que ella jamás accedió conmigo, nose para que se caso si no me quería realmente, fue ella quien me presiono hacerlo.

En lo laboral, creo que nunca se me valoro lo suficiente en la empresa, pero pagaban bien al menos, lo malo es que absorbía demasiado tiempo. Ella tenía un trabajo más flexible. Nuestra vida sexual era buena, no había quejas por ese lado, creo que ello equilibraba lo pésimo que ella era en la cocina, en dos oportunidades casi la incendia, pero contrate a alguien y se arreglo el asunto.

Mis suegros, que seres mas maravillosos y a la vez insoportables, cada vez que venían a casa estaban encima de ella, no la dejaban ni respirar, mi suegra preguntaba siempre a ella si la había tratado bien, como buscándole la quinta pata al gato, en algo debía ser lo peor, al final siempre lo lograba, y quedaba mal frente a ellos.

Ante de cerrar la sesión, quiero decir que me llevo bien con la gente del hospital, hasta he pinchado con alguna enfermera, ellas deben saber que no estoy tan loco o realmente fingen muy bien, los doctores son una banda de cínicos, solo viven por la plata, no les importan los pacientes, esa relación de doctor-paciente no existe, yo al menos no les creo. Bueno ese seria mi reporte desde el manicomio, soy afortunado entre otros pacientes, ellos están condenados por su propio juicio, yo estaré preso de cuerpo, pero jamás de pensamiento.

Firma: Fax-Laxante

6 comentarios:

mi blog dijo...

Lo que no tengo claro es si el amante de su mujer era el jefe y "fax-laxante" lo mandó al hospital por un mes, debido a la paliza que le dió lo encerraron en el manicomio
...yo hubiera hecho lo mismo
claro que sin irse a los combos, para eso está el cuchillo de cocina, la escopeta de caza, una pala, un hoyo en la tierra y ......
ahahahahahahahahahahahahahahahhh!!!

Ahí viene LA GUAGUAAA!!!

Simon Mazzet dijo...

El amante de la mujer era el jefe, eso lo deja establecido en el segundo acto, de manera un poco fragmentada y se reitera nuevamente en el tercer acto con la visita que le hace su mujer por los papeles del divorcio.

Ella le escondió el nombre de su amante, lo tuvo que descubrir solo, y cuando supo que era su jefe, lo saco de sus casillas.

Simon Mazzet dijo...

En algun momento podemos llegar a sentirnos presos de nuestro propio destino, el ser libre es algo relativo, siempre estaremos atados a algo, pero de pensamiento deberiamos serlo.

mi blog dijo...

Hello:
Y que pasará ahora con
Fax-laxante?
Lo unico que consiguió con ese acto de locura fué terminar con su matrimonio ya que de seguro la ex se quedó con el que fué su jefe
Lo perdió todo, aunque ganó libertad hacia el interior de su ser, hacia afuera su imagen publica quedó muy mal.
La ex-señora fué bien canalla al tratar de que firme los papeles de divorcio, no esperó un día mas a que Fax-laxante sane mentalmante, atado con camisa de fuerza habrá firmado el divorcio con un lápiz en la boca, muy care´palo la vieja.

Buena historia Simon!
Bye.

Cris Grayson dijo...

Bien, buena idea, pero... (aqui viene la parte pasada, ajajajaja) sin ánimo de ofender y eso te recomiendo uses "Word" antes de escribirlo en le blog para evitar errores gramaticales y ortográficos.

De pronto la idea se tornó un tanto vaga, sin textura... quizás porque el tipo realmente está loco y desparrama cual laxante las cosas.

Como ejercicio bien, pero podrías trabajar más la idea, no sé, hacer más creíble el relato.

Esop, espero no te moleste la crítica, sino lo tomes como un consejo si lo que deseas es trabajar la veta de escritor.

Saludos.

Simon Mazzet dijo...

Quizas me interne en un manicomio para hacerlo más creible.